09 enero, 2018

Jueces de Agua 2018 supervisando la limpieza del reservorio de Pariacana



Camino a Pariacana - Relimpia Parte Arriba 2018


07 diciembre, 2017

Sistema de Jueces de Aguas de Corongo Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad


En la isla Jeju - República de Corea, El Sistema de Jueces de Aguas de Corongo recibió hoy jueves 7 de diciembre, la designación de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, el cual fue otorgado por la UNESCO, a través del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, un invalorable reconocimiento a nuestro Sistema Ancestral de distribución de agua de uso agrícola
El Sistema Tradicional de Jueces de Agua de Corongo es una estructura organizativa creada por los habitantes de esta ciudad del norte del Perú, que gestiona el abastecimiento de agua y cultiva al mismo tiempo la memoria histórica. Los orígenes de este sistema se remontan al periodo preincaico y su objetivo primordial es lograr un abastecimiento equitativo y sostenible de agua, así como una gestión adecuada la tierra, a fin de que las generaciones venideras puedan seguir disfrutando de estos dos recursos naturales esenciales en buenas condiciones. Los depositarios principales de este elemento del patrimonio cultural son los habitantes de Corongo, ya que ese sistema regula sus actividades agrícolas. Su máxima autoridad es el juez de agua, que se encarga de la gestión de los recursos hídricos y de la organización de las fiestas más importantes de la ciudad. Pilar de la identidad cultural y la memoria histórica de los coronguinos, el sistema se basa en tres principios fundamentales: la solidaridad, la equidad y el respeto de la naturaleza. El significado, la importancia, las funciones y valores del sistema se trasmiten a las nuevas generaciones en el seno de las familias e instituciones públicas, y también en los centros docentes de todos los niveles de enseñanza mediante el aprendizaje de las danzas emblemáticas de Corongo, íntimamente vinculadas a este elemento. Entre los valores transmitidos figura el conocimiento de la relación de San Pedro, patrón de la ciudad, con el agua y, por ende, con la prosperidad y el bienestar. Este conocimiento se adquiere desde la infancia mediante la tradición oral o la participación en celebraciones religiosas.
El Sistema de Jueces de Aguas, con fecha 23 de diciembre de 2013, fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación, mediante Resolución Viceministerial Nº 093-2013-VMPCIC-MC.

Jueces de Agua 2018 con el Comité Intergubernamental
para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial
(Foto: Jorge Trevejo M.)

Jueces de Agua en el Atrio de La Iglesia.

01 septiembre, 2017

Tonadas de Setiembre


Princesita de Yungay en Corongo


Ruta a Corongo - Vía Túneles del Cañón del Pato



13 junio, 2017

Una buena causa . . .



26 enero, 2017

74º Aniversario de la Provincia de Corongo


10 enero, 2017

Relimpia Parte Abajo 2017

Esposas de Jueces de Aguas, Campos y Cabecillas llegando al Reservorio de Parte Abajo

09 enero, 2017

Jueces de Agua 2017

José Moreno C. y Fernando Diaz T.
Jueces de Agua 2017

Juez de Agua Parte Abajo 2017
José Moreno Cárdenas y esposa Rosario Estrada.

● Campos
- Juan Perez Velasquez
- Manuel Pinedo Aranda
- Juan Ocsas Aranda
- Gerardo Calongos Paredes
- Gilvan Ocsas Lopez

● Cabecillas
- Daniel Lezama Asencio
- Jorge Tapia Sabino
- Yadi Asencio Pantoja
- Mariluz Ruiz Arias
- Cristian Mendoza Moreno

Juez de Agua Parte Arriba 2017
Fernándo Diaz Tapia y esposa Mariela Valencia.

● Campos
- Manuel Solorzano Moreno
- Nicanor Fajardo Armijo
- Javier Mastinez Garay
- Julio Ocsas Mendez
- José Diaz Bedón
- Gerónimo Ramos Osorio

● Cabecillas
- Omar Roldan Cerna
- Daniel Orendo Cerna
- Jacinto Liñán Moreno
- Wilder Agreda Mejía
- David Pinedo Guzmán
- Santos Reyes Reyes
- Alfredo Salinas Gonzales
- Santos Namay Avila
- Ever Obregón Salazar
- Nestor Sandoval Astupiña



Mariela Valencia y Rosario Estrada
Esposas de Jueces de Aguas 2017



Chirocos, Llicllas y Sombreros en el Puente de Cal y Canto


27 diciembre, 2016

Almas en pena

Por Samuel Nieves Reyes

Embriagados adolescentes, caminan entre tumbas del oscuro cementerio coronguino, buscando una cruz de madera, para cumplir con el desafío juvenil lanzado. Clavar un sombrero sobre ella. Las oscuras sombras de la frígida media noche andina, propicia para que los irreverentes atrevidos. Después de trepar las paredes del campo santo avanzan resueltos, entre los secos arbustos, de olvidadas tumbas. El velo de la débil luz de luna, iluminan las estrechas huellas de los perdidos caminos hacia ellas. Las copas del fuerte licor barato ingerido energizaron las irreverentes valentías noctambulas. Consumado el hecho, José trata de huir sin poder conseguirlo. Sus ocultados temores de ultratumba, se hicieron presente en el coronado reto, porque sus horrorizadas imaginaciones lo llevan a sentir tirones de la esquelética mano del yacente difunto, lanzando un lastimero grito de horror en busca de una mano amiga, para que lo auxilie en ese critico momento, que su valentía fingida, huía despavorido también lejos de ahí… ¡Ayúdenme que el maldito difunto no me deja partir! Después de una peleada disputa con el más allá, en las oscuras sombras, un último y decidido esfuerzo logra zafar el retenido poncho. Nunca se percató de su también clavado poncho, adherida, hallábase a la santa cruz. Justiciándose así, la violentada paz… del olvidado penante.

Volver arriba